International Expertise Center ChildAbduction.COM (IECC)©
We can get your child back!
Contact us now

Costa Rica – Herrmann-caso

Una recuperacion de un niño de Costa Rica a Alemania.

Observación: Este caso fue tratado en colaboración con una organización estadounidense. Por favor, contáctenos para más información.

Carola Herrmann, una alemana quien lleva 20 años viviendo en los Estados Unidos y quien ha construido una vida profesional como gerente de una empresa bien conocida de herramientas eléctricas. Tuvo una relación con un costarriqueño y vivieron justos durante 12 años. No estaban casados. Él nunca tenía un trabajo a horario completo. Ella compró una casa, invirtió en casas de alquiler y había acumulado una cartera respetable de ahorro para el retiro. Ella mantuvo a él. Como la mayoría de las relaciones, tenían sus problemas. Él no trabajaba y ella no dejaba de trabajar. Al finales de su relación ella le preguntó casarse y crear un hogar pero él se negó diciendo que “vivía por ley del hombre” y no necesitaba una licencia de matrimonio para justificar su relación. Carola, estaba muy entrado en los treinta ya, tomó la decisión de tener un hijo con la esperanza de un día casarse. Tuvieron un hijo y el novio quedó en casa para cuidarle. En los dos años siguientes la relación se empeoró y pasó por episodios de violencia doméstica e incluso disparos junto a su cabeza dirigidos a la pared del dormitorio. Se separaron y ella seguía su vida como madre soltera y seguía con su carrera profesional. Entre los dos acordaron que ella iba a su trabajo mientras él cuidaba de su hijo en la casa de ella o en la de la madre de él, quien también vivía cerca de la casa de Carola. En una de estas ocasiones ella fue a trabajar y él se llevó el niño y desapareció. Carola acudió a la policía local, estatal y federal para ayuda. Una orden de detención por secuestro parental fue emitida por el FBI y luego el casó se detuvo porque el novio había huido a Costa Rica. Era poco lo que las autoridades estadounidenses podían hacer en Centroamérica. Srta. Herrmann nos contactó varias veces para pedirnos buscar y recuperar a su hijo de los manos de su secuestrador en Costa Rica. Contratábamos uno de nuestros abogados asociados en Costa Rica y dentro de una semana un juez costarriqueño había emitido una orden de devolución de su hijo y una orden de restricción / orden de protección contra el novio por violencia doméstica. Requiso seis semanas y dos equipos de investigación especialmente seleccionados para buscar y localizar el novio y el hijo. A las 3:30 am, en una ciudad costera, al lado Pacífico de Costa Rica, una unidad antidrogas de la policía nacional costarriqueña fuertemente armada instaló lo que parecía ser un punto de control rutinario del vehículo. Cuando el próximo vehículo se acercó al puesto de control varios policías armados, entre ellos una policía femenina, asaltaron el vehículo y detuvieron al novio y recuperaron al hijo. El conductor era un conocido socio del novio y además viajaba con un guardaespaldas quien, a la hora del arresto, estaba en posesión de dos pistolas cargadas. Carola estaba esperando en la comisaría local junto con nuestra operadora mientras la operación se llevó a cabo. Su hijo fue llevado a la comisaría y se reunió con Carola después de seis meses en los manos de su secuestrador.

CEIS

Our offices are located in the European Union and United States of America

Mobiel

IMPORTANT !

We strongly discourage taking matters into your own hands. 
The measures could be illegal and may delay your child’s return. 
Attempts to re-abduct your child(ren) violently from any country may:

  • Endanger you, your child(ren) and others;
  • Prejudice any future judicial efforts you might wish to make in the abducted-to-state;
  • Even result in the arrest and imprisonment for many years!, of you, and that of your accomplices.

Finally, there is no guarantee that the chain of violent abductions would end with the one committed by you. 
A parent who has violently re-abducted a child may have to go to extraordinary lengths to conceal his or her whereabouts, living in permanent fear that the child may be violently re-abducted yet again.
If you are contemplating such desperate measures, we advise you to consider the emotional trauma inflicted on a child who is a victim of a violent abduction and a violent re-abduction.
We discourage violent re-abductions not only because it is illegal, but also because of possible psychological harm to the child.

We don’t use illegal methods; we intervene in another way.
Our method of work is strategically un-orthodox, but obviously legal and safe with the assistance of our strong global network.
Your case, needs to be continuously coached, monitored and pushed forward by our organization.